La Petición de Mi Corazón

Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. -Salmo 37:4

Dios no es una fórmula para el éxito, el medio hacia tus fines, ni el genio de una lámpara. Él no puede ser engañado, burlado o manipulado según nuestros antojos.

Él no nos concede las peticiones de nuestros corazones como recompensa porque nos deleitamos en Él. Ni debemos deleitarnos en Él para obtener nuestras peticiones. Para ser bendecidos.

No funciona así.

Él no es el camino hacia nuestra bendición.

Él mismo es nuestra bendición, nuestro mejor regalo.

Él se nos da, a sí mismo, en forma de cuerpo y sangre, de pan y vino, de hombre y Espíritu. 

Él hace de nuestros templos Su morada. 

¿Qué mayor bendición que ésta?

¿Qué derecho tenemos a esperar bendiciones de un Dios al que nos hemos esperado? ¿De recibir bendiciones del Dios a quien no hemos recibido?

Sé Tú mi petición.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s