CJ Mahaney y el Corazón Humano

CJ Mahaney es el Presidente de los Ministerios Gracia Soberana (Sovereign Grace Ministries) y un líder muy reconocido en los círculos cristianos. En julio de este año, CJ Mahaney anunció su renuncia temporal de su cargo. Él dimitió del ministerio para abordar problemas en su corazón y ofensas causadas a otros compañeros líderes en los ministerios Gracia Soberana. Puedes leer la carta que CJ escribió para la página web de SGM aquí [inglés].

El tema ha causado controversia, por decir lo menos. Me sorprendió bastante. Y me imagino que mucha gente está ahora aún más escéptica del Cristianismo, porque un sólido ministerio cristiano está experimentando problemas que podrían cuestionar su integridad. Uno puede incluso sentir la tentación de juzgar y sentirse moralmente superior. Hay muchas maneras de reaccionar ante situaciones como estas.

Pero es importante recordar que:

1. Todo el mundo peca.

Todos estamos destituidos de la gloria de Dios [Romanos 3:23]. Aún siendo Cristianos, todavía estamos atados a y luchando con un cuerpo de carne que desea pecar.

2. Admitir el pecado requiere valor.

Especialmente si eres una persona que otros admiran. Especialmente si eres el Presidente de una grande y conocida organización cristiana que muchas personas admiran. Se requiere dejar el orgullo a un lado para admitir que no has estado haciendo las cosas bien.

3. Los pastores también pecan.

Creo que nos olvidamos de esto con demasiada frecuencia. A pesar de que “sabemos” que los pastores son humanos pecadores también, a veces los vemos como una especie de raza moral superior que es un poco más tolerante a las tentaciones y a los efectos del pecado. Pero ellos tienen las mismas dificultades que tú y yo; la única diferencia es que probablemente ellos se esfuerzan más por evitarlas y le dedican más tiempo a Dios que nosotros. Tal vez nosotros deberíamos hacer esto también, y aún hacer esto no garantiza que no vayamos a pecar en algún momento u otro.

Al final, es a Jesús a quien debemos mirar y admirar. Dios usa a grandes hombres para edificar a su Iglesia, para difundir Su Palabra–grandes hombres que predican la sana doctrina y viven vidas irreprochables.Sin embargo, estos hombres también son pecadores. Y ellos [probablemente] nos decepcionarán un día. Esto no es razón para perder esperanza en la Iglesia o para tachar por completo un ministerio.

Oremos por él cada vez que lo recordemos, para que el Señor restaure su corazón. Y oremos también por nosotros mismos, para que el Señor pueda poner nuestros ojos en Él y quite cualquier tentación de convertir a un pastor–un pastor pecador–o cualquier otra persona en un ídolo o un dios.

Al final, es a Jesús a quien debemos mirar y admirar.


“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros”. -2 Corintios 4:7

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s