El servicio desde otro lente

A veces limitamos el servicio a eventos de caridad, viajes misioneros, escuela dominical o cualquier otra cosa que podamos hacer en la iglesia. Y sí, todas estas cosas son parte del servicio. Pero últimamente, he ido descubriendo un nuevo tipo de servicio que va más allá de la acción.

Recientemente, mi familia y yo compramos una cámara nueva, la Nikon D5100.


Fue un poco surreal para mí porque yo no pensé que sería dueña de una réflex digital en este momento. En mi plan de vida y en mi mente, yo no tendría esta cámara ahora. Pero el Señor de alguna manera me sorprendió y me dio justo la cámara que quería mucho antes de lo que yo esperaba. Estaba y sigo estando agradecida. Ahora, hay dos formas en las que yo podría haber decidido utilizar mi cámara:

PODRIA HABER SIDO SOBREPROTECTORA DE MI CAMARA, y con razón, ¿sabes? Es más cara que una cámara normal, y quiero mantenerla en las mejores condiciones durante el mayor tiempo posible. Esto no quiere decir que yo no la usaría para el servicio en la iglesia, pero significaba que yo iba a ser la única que la operara.

PODRIA HABER SIDO DESPRENDIDA y ponerla  a disposición para el servicio en la iglesia. Eso significaba que tal vez yo no sería la única utilizando la cámara. Eso significaba que yo podría prestar la cámara a otra persona para usarla en eventos de la iglesia, etc.

Decidí que este regalo que Dios me había dado estaría completamente a disposición de mi iglesia. Si Dios me dio esta cámara mucho antes de lo que pensé, ¿por qué iba yo a ser egoísta al respecto? Debe haber una razón por la cual El me la dio. Además, todas las posesiones materiales se desvanecen. No importa lo mucho que la cuidara, en algún momento iba a terminar dañándose.

Lo curioso de todo es que en el momento en que decidí darle esta cámara completamente a Dios, Él abrió las puertas para muchas oportunidades donde la Nikon sería utilizada para propósitos eternos. La cámara llegó a mis manos en las primeras semanas de Junio, y desde entonces, se ha utilizado más para las actividades de la iglesia que para mi uso personal. Y eso me hace feliz!

Durante este mes y medio, hemos tenido una conferencia de tres días con el predicador Paul Tripp, nuestro campamento anual de jóvenes, y una jornada médica de una semana con el equipo médico GHO y un equipo de Gracia Soberana que vino a servir desde EEUU. Dos de éstos son los eventos más importantes que mi iglesia tiene en el año y requieren mucha planificación.Todos estos eventos fueron cubiertos con mi cámara (no necesariamente por mí), y yo no podría haber pensado en un mejor uso para ella.

Mi iglesia tiene una cámara, y podría usar eso como excusa para no prestar la mia. Pero si yo sé que las fotos saldrán mejor con mi cámara, ¿no debería entonces tratar de hacer todo–especialmente el servicio en la iglesia–de la mejor manera posible, recordando que lo hago para Dios?

Sé desprendido, especialmente cuando se trata de servir a Dios! Hubo momentos en que yo no podía ir a ese evento de la iglesia que tenía que cubrir, y alguien pedía mi cámara prestada para tomar las fotos. Tuve que tomar una decisión: el egoísmo o el desprendimiento. Decidí ser desprendida, y ha sido muy gratificante hasta ahora. En mi caso, yo tenía que desprenderme de una cámara. Tu caso puede ser diferente; puede que tengas que desprenderte de otra cosa. Pero no tengas miedo de dar tus cosas para el servicio de Dios, que es la mejor manera de invertir cualquier posesión material. El Señor recompensa la intención de un corazón dispuesto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s